top of page
Search

DE LA HOSPITALIDAD TRADICIONAL AL HOSPEDAJE

“De la hospitalidad tradicional al hospedaje: patrimonio cultural y

turismo”. Antonio Muñoz


En esta charla, que más tarde se convirtió en debate abierto, Antonio nos aportó sus

conocimientos y opiniones, compartidas por los allí asistentes, del importante vínculo que se

teje entre el entorno, la biodiversidad y aquellos que lo habitan. Le gusta darle la vuelta a las

enseñanzas que él, y muchos de nosotros hemos recibido: de lo particular a lo general, y no al

revés. Antonio hizo hincapié en la importancia de la sabiduría popular, en aprender del legado

de que nos dejan las generaciones que nos preceden, con sus concepciones del tiempo según

el ciclo lunar, los calendarios de siembras, los refranes, proverbios, etc.… Prestar una atención

que se está perdiendo en la oralidad, en la transmisión de los saberes prácticos que

heredamos de los más mayores, del mundo rural.


Esa emoción de conexión vital permanece todavía en los pueblos, y es algo, que muy bien nos

recordó Antonio, no se ha de perder en las nuevas generaciones; incluso expandirlo más allá

de las fronteras de estos pueblecitos.


Cierto es, como bien decía el antropólogo, que hay como una amnesia colectiva, donde se está

olvidando y dejando de lado todos esos saberes fundamentales, dejándonos llevar por esa

absurda “complejidad urbana” como sistema de distinción, lo que lleva a la población con más

conocimientos del entorno que durante siglos ha servido de supervivencia a tener una

incomprensible sensación de complejo de inferioridad.


Abogó además, por la transmisión cultural oral, de conocimientos acumulados por la

humanidad durante décadas, que se está perdiendo. Por ejemplo la transimisión de técnicas

del esparto, que viene de conocimientos ancestrales; conocimientos acumulados por la

humanidad en dos décadas, de transmisión oral, que se estaba perdiendo. Por suerte la

UNESCO ya lo está reconociendo y actualmente este tipo de saberes y su transmisión sobre

meteorología, ecosistemas, formas organizativas, sistemas de riego, etc. se ha declarado

Patrimonio Cultural Inmaterial y un Bien de Interés Cultural.


Antonio también nos hizo recapacitar sobre la importancia de la hospitalidad en este tipo de

áreas más rurales, donde se crea un perfecto equilibrio de “dar y recibir”; pero donde nunca se

busca nada a cambio, creando una serie de espacios de donatarios y donados.

Este tipo de conocimientos actualmente no se transmiten en las escuelas, y como bien señaló

Muñoz, esta importante sabiduría se debería transmitir para crear las verdaderas conexiones

entre los ciudadanos.


Angelita y demás señoras ya conocidas en todo El vellón se emocionaron al escuchar estas

palabras. “Verdades como puños”, apuntaban. Echaban de menos esas relaciones tan

comunitarias que quizá antaño estaban a la orden del día, pero que hoy en día en el sistema

tan individualista ellas echaban de menos. Pero no eran las únicas de la charla que así lo veían.

También las generaciones más jóvenes querían retomar esa “simbiosis vecinal”.

¡Qué maravilla de charlas y qué buen ambiente se creó!

Comentários


bottom of page